¿’HUMO’ DE CIGARRILLOS ELECTRÓNICOS CAUSA CÁNCER EN RATAS?
febrero 13, 2020
 

¿Por qué Cava Nevla no vende a menores de edad?


 
 

Como Cava Nevla, nos acatamos a la Ley Orgánica para la Regulación y Control del Tabaco y su Reglamento vigente.

La misma abarca también:

Sistemas Electrónicos de Administración de Nicotina: Están concebidos para administrar nicotina directamente al aparato respiratorio. El término engloba los productos que contienen sustancias derivadas del tabaco, pero en los cuales este no es necesario para su funcionamiento. Son dispositivos de pilas que suministran dosis inhalables de nicotina al liberar una mezcla vaporizada de esta sustancia y propilenglicol. El más popular es el denominado “cigarrillo electrónico”.

Dicha ley estipula cómo se debe controlar y regular el tabaco y sus derivados, incluyendo dispositivos de “vapeo”, cigarrillos electrónicos o cualquier dispositivo que administre nicotina.

Tomando en cuenta que la Ley Orgánica para la Regulación y Control del Tabaco aplica entonces a los productos expedidos por Cava Nevla, nos acatamos al Artículo 14 de la misma, en donde establece: “La venta y expendio de productos de tabaco, a menores y por menores de 18 años, está prohibida”. De esa manera, como Cava Nevla prohibimos cualquier venta a menores de edad, dado que nuestros productos están controlados bajo dicha Ley y su Reglamento.

Asimismo, como Cava Nevla tenemos la obligación ética y moral de evitar el consumo de nicotina en menores de edad. Los productos relacionados al vapeo y a los cigarrillos electrónicos, incluyendo todos sus derivados, están destinados a otorgar una alternativa menos nociva al tabaco, logrando así que los fumadores puedan alejarse de los efectos nocivos del tabaco y sus miles de componentes tóxicos y cancerígenos. Entendemos entonces, que todo fumador es considerado mayor de 18 años, pues este es requisito para la compra de cigarrillos tradicionales. De esa manera, como Cava Nevla no vendemos bajo ningún concepto a menores de edad, buscando cumplir la Ley y nuestra obligación moral.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *